Travel Intelligence contra el Bad Data

El uso y la agregación de múltiples fuentes de datos permite a empresas e instituciones conseguir una fotografía muy fiable de la realidad de los mercados. Cada organización, de acuerdo con su propia estrategia comercial, conoce el segmento del llamado Big Data que necesita recoger y analizar para tomar sus propias decisiones.

La plataforma Mabrian@ está especializada en el sector turístico, y por ello todos los datos procesados son filtrados bajo esa primera premisa. El volumen de datos generados por el conjunto del mercado es cada vez mayor, y la industria turística no es una excepción. Y con la multiplicación exponencial del Big Data se acentúa un fenómeno que cualquier organización dedicada al procesado de datos debe afrontar más pronto que tarde: el Bad Data.

El Bad Data es el conjunto de datos erróneos, incompletos o imprecisos recogidos por cualquier plataforma. Se trata de un fenómeno antiguo, puesto que cualquier proyecto basado en estadísticas ha necesitado siempre herramientas de cribaje para asegurar que los datos recogidos son reales, completos, correctos y relevantes para el estudio que se lleva a cabo en cada momento. ¿Por qué, entonces, se habla hoy más que nunca del Bad Data? De entrada por su coste económico.

La Universidad de Harvard se hacía eco, en el último cuatrimestre de 2016, de un informe de IBM que cifraba en más de 3,1 billones de dólares el impacto negativo del Bad Data en Estados Unidos. A la vista de esta cifra, se trata de una amenaza real y muy importante.

¿Existe el Bad Data turístico? Cualquier conjunto de Big Data puede contener datos erróneos, con el peligro que comportan. Los datos erróneos pueden tergiversar análisis. Y un análisis inapropiado puede llevar a tomar decisiones inadecuadas, con los costes —directos y de oportunidad- que ello comporta.

Para Mabrian, cualquier dato que no tenga relevancia turística, puede ser considerado como Bad Data, y por ello se identifica y descarta. Conscientes de la amenaza que comporta el Bad Data para la credibilidad de nuestros análisis, desplegamos un conjunto de medidas que aseguran que todos los datos cumplen con las llamadas “5 V” del Big Data —volumen, velocidad, variedad, veracidad y valor. En primera instancia, nuestras fuentes de datos, tanto transaccionales como de comportamiento online proceden de partners de primer nivel y crédito contrastado en sus ámbitos respectivos.

Pero ese es solamente el principio: Mabrian aplica sobre todo este caudal de información su propia Travel Intelligence, depurada a lo largo de los últimos 5 años, para apartar el Bad Data de los paquetes de datos que procesa.

El filtrado del Big Data turístico se realiza mediante algoritmos propios, procesamiento del lenguaje natural (PLN) y métodos de inteligencia artificial sobre los que aplicamos un método de mejora constante. La Travel Intelligence de Mabrian asegura que los datos analizados son representativos y fiables y ofrecen todas las garantías para basar en ellos la toma de decisiones empresariales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *